a year ago

Mis cinco consejos para escribir mejor - Bloqueo de Escritor

Mis cinco consejos para escribir mejor:
Evitando el Bloqueo de Escritor


Fuente

Debo admitir que no recuerdo exactamente cuál fue el momento preciso en que comencé a escribir, mucho menos recuerdo con puntos y comas la primera historia escrita por mí, sin embargo, es algo que con la práctica y el paso del tiempo se ha ido convirtiendo en una extensión de mi cuerpo. Por eso, hoy quiero contarles los pequeños secretos de la escritura que he ido descubriendo y entendiendo poco a poco con la esperanza de que, así cómo me han ayudado a mí, les ayude a ustedes a continuar y mejorar en este precioso arte que ambos amamos:


1. No le temas a la hoja en blanco


Y si, eso sonará algo cliché o repetitivo, pero no se imaginan todo el tiempo que gastamos observando la página en blanco del computador tratando de visualizar la frase perfecta que de inicio a la historia que queremos contar. No es tu enemiga. Al contrario, mírala y deja que tu mente fluya; deja que te cuente historias, fantasías, escenarios, deja que tu imaginación forme un hilo y, antes de enredarlo, escríbelo. No te molestes al notar que tu idea se ha tergiversado un poco a lo largo de la hoja, porque es lo primero que debemos reconocer: es enormemente difícil plasmar con exactitud lo que tu mente imagina . A veces, lo importante es que percibas la esencia y te sientas bien con tu trabajo.

Aquellas personas que pasan una cantidad enorme de tiempo pensando en cómo deberían dar inicio a lo que quieren plasmar, son las que más rápido se frustran y terminan evadiendo el comienzo con un “después lo hago” que muy difícilmente llega. Después de todo, piensa siempre que no tiene por qué ser definitivo, puedes cambiarlo, jugar con él y recrearlo, pero lo importante es escribirlo y no darte por vencido sin haberlo intentado.

Así que no le tengas miedo, ella no es un monstruo ni la pared que te impide el paso, está ahí para ti y debes dejarla ser coqueta; ella también te mira y espera pacientemente a que des el primer paso.

Te prometo que los resultados te dejarán impresionado.

2. Imprégnate de aquello que quieres transmitir


No es una especie de trampa, pero es sumamente importante entrar en “personaje”, pues debes sentir en carne propia lo que quieres transmitir. Es decir, que, para escribir de felicidad, no puedes hacerlo estando enojado. Así como para escribir de amor, primero debes haberlo conocido.

Con esto no quiero decir que debas llorar al momento de escribir una triste historia de amor bajo la lluvia ni nada por el estilo, pero debes de estar seguro de cada sentimiento que plasmes. Así que este es mi consejo:

¿Quieres escribir de amor? Ve una película romántica que te inspire.

¿En tu historia debes romper un corazón? Escucha la música más triste que conozcas.

¿Quieres furia y dolor? Recuerda la injusta escena de aquel libro que tienes guardada en tu corazón.

Lo que escribes no solo viene de tu mente, sino también de tu alma. Lee, escucha, investiga, has todo lo que tengas que hacer para tu narración sea lo más cercano posible a lo que quieres mostrar.

Escribe con la seguridad de que tienes todo el material necesario para impresionar.

3. Relee sin presiones


Escribir no es una carrera, eso debemos dejarlo claro. No escribas con la fecha de publicación anotada en tu teléfono; eso es lo peor que puedes hacerle a tus historias. Esto que hacemos, amigo, toma su tiempo para salir de punta en blanco a la fiesta. No por querer cumplir un plazo vayas a dar menos del 100% en tu escritura.

El verdadero éxito está en la paciencia, en los detalles y dedicación.

Steven Pinker, lingüista y psicólogo cognitivo en la Universidad de Harvard, en su libro The Sense of Style: The Thinking Person’s Guide to Writing in the 21st Century publicado en el 2014, reza lo siguiente: “Muy pocos autores son lo suficientemente autoexigentes como para plasmar las palabras exactas que mejor expliquen lo que quieren transmitir. Menos, es más. Esto se consigue con la habilidad de saber revisar y refinar cada párrafo, cada frase. Cuando escribimos, necesitamos repasar y reformular para lograr que el mensaje sea claro y llegue adecuadamente al lector”.

La psicología te da 6 consejos para escribir mejor


Lo que quiero decirles es lo siguiente: ¡lean, lean y lean! Cuando piensen que todo lo que pudieron hacer está hecho, aléjense, despejen su mente y vuelvan a leer. Si aún después de eso creen que dieron lo mejor de ustedes, sabrán que está listo. Pero no den nunca por sentado las cosas, no piensen que la primera vez es la correcta, o la mejor, siempre hay más para dar y más para contar. Como dije anteriormente; es enormemente difícil plasmar con exactitud lo que tu mente imagina. Por eso debes leer y escribir constantemente, aunque sea solo una escena al día.

La práctica hace al maestro.

4. No asumas, pregunta


Suena algo rudo, pero es la mejor forma que conozco para hacerles llegar el mensaje. Mi madre siempre me ha dicho: “No asumas, Milagros, pregunta” y, desde que di el salto que me faltaba y le permití a otros adentrarse en mis historias y conocer mi mente, descubrí el éxito de aquella frase.

¿Entienden tus lectores todo lo que escribes? ¿O das por sentado algunos hechos y situaciones?

No lo olvides: el lector no conoce lo que tú conoces.

Steven Pinker denomina a este error la “maldición del conocimiento”, y es la incapacidad que tienen muchos escritores para entender que los demás no saben lo que ellos saben.

Es por eso que se forman huecos en las historias, textos poco claros e ideas inconclusas, así como malas interpretaciones y conclusiones. Amigo, esto es solo una extensión de lo que explicada anteriormente: debes sentir en carne propia lo que quieres transmitir, que, reformulado de una manera más clara, es: debes escribir como si fueras tu propio lector.

¿Difícil, cierto?

En su libro, Pinker certifica que lo más apropiado para esto es entregar un borrador del texto a una persona sin conocimientos específicos del mismo y preguntarle si logra entenderlo, o no. Es decir: no asumir, sino preguntar.

Ningún detalle sobra si es lo que necesitas para poner en contexto al lector sobre lo que está leyendo. No des por sentado que conocen los antecedentes que tú conoces.

5. Anota tus ideas


¡Anota siempre tus ideas! No importa si es el margen superior de tu libreta o en la servilleta de tu almuerzo. No dejes ir tus ideas como si no fueran lo suficientemente buenas. Ellas son más que fantasías y delirios de una mañana aburrida en la clase de boquímica, pueden ser el salvavidas de alguna historia que estuviste esperando todos esos días.

Nunca sabes cuál de ellas terminará siendo el éxito de tu carrera.

La mente es curiosa y extraña. Es tan compleja que hoy en día seguimos sorprendiéndonos de todo lo que podemos hacer gracias a ella, pero, así como es maravillosa, también puede ser cruel sin que nos demos cuenta.

¿Cuántas veces han tratado de recordar detalles específicos sin mucho éxito? Personalmente, me ha pasado muchas veces. Nuestra mente tiene un talento innato para almacenar información tras información y clasificarla según el grado de importancia. Pero, ¿qué pasa con aquellos detalles que clasifica cómo menos importantes? Para explicarlo de la forma más sencilla posible; son más inexactos al momento de recordarse.

No te confíes en que lo recordarás todo al pie de letra, si así fuera el caso, también podrías recordar tus mejores sueños. Así que anota sin excepciones. De lo contrario, repítelo en tu mente una y otra vez hasta que puedas plasmar tu idea.

Confía en mí, terminarás agradeciéndole mucho a este consejo.


Infinitas gracias por leerme.
Siempre será un placer para mi ser leída por ustedes.
Recuerden darle like y comentar si les gustó.
Hasta pronto.
Besos.

  • 86Upvotes
  • $0.04Reward
  • 3Comments

Comments

You can login with your Hive account using secure Hivesigner and interact with this blog. You would be able to comment and vote on this article and other comments.

Reply

No comments